sábado, 6 de noviembre de 2010

Victoria's Secret (III) La historia del sujetador

                                 Historia del sujetador

Hasta la invención del sujetador las mujeres debían sufrir embutidas en corsés metálicos incómodos y poco sensuales.
Atención con la anécdota: tras la entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial se llamó a todas las mujeres para que donaran sus corsés metálicos para uso militar (en total 28.000 toneladas de metal). Con ellos se construyeron dos naves de guerra
Pero la historia comienza mucho antes del S. XX
Si nos remontáramos al año 2500 a.C., podríamos haber visto como mujeres de la Creta minoica, portaban unos sujetadores que levantaban los pechos desnudos sobreponiéndolos al resto del vestuario.



Las mujeres griegas y romanas se ceñían el busto con una faja para reducir su volumen, moda que reintroducirían siglos más tarde los padres de la Iglesia. De hecho, desde su aparición en Grecia hace 4500 años, el sujetador y el corsé han sido las prendas principales con las que los hombres han intentado remodelar a las mujeres a su gusto.



En el S. XVI Catalina de Médicis impuso en la corte, el uso del corsé para conseguir una "cintura de avispa", así como los calzones para las damas que montaban a caballo; ella introdujo en Francia la forma de montar en amazone.



Los primeros rellenos se conocen como  el «perfeccionador del busto», que consistía en unas almohadillas de lana que iban en un corsé, más tarde  pudieron proveerse de las primeras almohadillas de goma, llamadas “pechos de limón”, dada su forma y tamaño. Pero no olvidemos, que aún no es sujetador, sujetador, sino corsets



En 1850 los corsets se pusieron de moda, eran tan ajustados que llegaban a dañar la salud de las mujeres






El “sostén para busto” de Olivia Flynt podría ser señalado posiblemente como el sostén original, pese a que sus tirantes parecían más bien las hombreras de una blusa normal. Flynt diseñó una prenda que cubría la mitad superior del torso, sosteniendo cada pecho en una bolsa de la tela, apoyada por gruesos tirantes. Aunque la ilustración usada para patentarla mostraba la prenda sin adornos, estaba acompañada por anotaciones que indicaban que los tirantes podrían hacerse más delgados y adornarse con encaje. Ella también previó una versión con un acolchado adicional, para realzar los encantos de las damas poco desarrolladas.



Herminie Cadolle inventó la sujeción por los hombros del sujetador, creo un dos piezas llamado “Bien-être” (bienestar), que se componía de una parte inferior de corsé y otra superior de dos pañuelos blancos con un trozo de cinta rosa que los sujetaba en el centro.



  
Aún seguimos en el S. XIX,  Marie Tucek patentó una prenda soporte de pecho; eran dos bolsas separadas para cada seno con tirantes que pasaban a los hombros y se unían con broches metálicos



Cambiamos de Siglo, nos situamos en el S. XX  Charles Debevoise, puede que sea la persona que introduce el sujetador, en el concepto que hoy tenemos de sujetador, sin embargo esta información no es segura, puesto que también se habla de Philippe de Brassière. Lo que sí se sabe es que Philippe de Brassière fue el encargado de darle nombre al sujetador, bra o brassiere. También está claro que la mujer que lo patentó fue Mary Phelps Jacobs, que diseñó un sujetador en 1913 que hizo sombra al corset. En noviembre del año 1914, se le otorgó una patente para el sujetador sin espalda y ayudada por un grupo de amigas, Mary Jacobs diseñó manualmente varios centenares de sujetadores. Pero sin el apropiado marketing, este negocio no tardó en derrumbarse.



Curiosidad: En Vogue, la palabra sujetador apareció por primera vez en 1907.
Charles Moorehouse: Propuso una prenda inflable para agrandar los senos. Con copas de hule rellenas de aire y sus tirantes.

En 1920 apareció la tela elástica, lo cual proporcionaba más comodidad a las mujeres.
También, en 1920 apareció la moda flapper (a la cual ya me he referido en un post anterior, que podéis encontrar aquí).  Por lo que se propone alterar la tendencia que pone de manifiesto unos senos protuberantes y crea una segunda línea en la que su objetivo es disimularlo. Su experiencia como modista y unos patrones de papel hicieron el resto.

Ida Rosenthal cambió dicha tendencia al difundir unos sujetadores que realzaban el busto. Fundó la marca Maidenform. Fue ella quien estableció un sistema de tallas, que es el que hoy sigue vigente.




En 1930 se crean los sujetadores sin tirantes

En 1960 aparecen los movimientos feministas , se producen las quemas de los sujetadores . Se le preguntó a Ida Rosenthal si este movimiento indicaba la desaparición de los sujetadores como prenda íntima. Ella respondió: “Somos una democracia. Cualquier mujer tiene derecho a vestirse o desvestirse.” Y añadió: “Aun así, llegados a los treinta y cinco años, la mujer no tiene una figura que pueda prescindir del sujetador. El tiempo está a mi favor.”





 Y Rosenthal tuvo razón.

Y Llegó el Wonderbra, la maravilla.


Y el Wonderbra sin tirantes



Y como no, los maravillosos sujetadores y conjuntos de Victoria´s Secret:









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario :)